A los inversionistas nos gusta el mes de enero, en los últimos años, el primer mes del año ha significado estabilidad y salud para nuestros portafolios, una cabalística entrada en el año que nos reconforta y nos llena generalmente de optimismo.  Este año sin embargo ha sido la excepción, la tormenta perfecta se ha conformado en los mares de los mercados y amenaza al bote de nuestras inversiones. 

El creciente fenómeno inflacionario en América acompañado de problemas de suministros y mano obra, la amenaza de invasión a Ucrania por parte del Kremlin, el alza del precio del petróleo y el debilitamiento de la economía China, han logrado que los mercados se sacudan y en este temor los fondos y grandes inversionistas toman medidas conservadoras saliendo a vender lotes grandes de activos.


He observado en las últimas semanas, una gran actividad “intraday” con alzas en la apertura del mercado, crecimiento de los precios durante el día y caída fuerte al final de la jornada, para aquellos que cuentan con las herramientas para operar en este mercado, seguramente hay allí una buena oportunidad. Para los inversionistas más conservadores o menos afines al riesgo, debemos tomar otras medidas o mirar menos frecuentemente la pantalla del ordenador.


Los expertos tienden a predecir que este será un año marcado por la volatilidad con una ligera tendencia al alza como resultado final, grandes margenes de corrección y alzas abruptas pero no muy grandes, lo llaman “Buffalo Market”, un fenómeno con muchos sobresaltos pero con moderados resultados positivos al final. 


La estrategia denominada “Meerkats”, aunque aún no muy clara para mí, parece haber tenido cierto éxito en el 2018 y para quienes tienen la imaginación, paciencia y estómago, parece ser una posibilidad. A grandes rasgos, la estrategia consiste en elegir activos de mayor riesgo que las habituales sólidas empresas y operar en  “Short-term , Mid-term”  tomando utilidades y buscando una nueva posibilidad de inversión.


Esperemos que una de las alternativas que nos ofrecen los expertos, termine por mantener saludable nuestro portafolio.

 

No me queda más que recomendar un poco de paciencia, no endeudarse para invertir durante este año, tomar utilidades en posiciones saludables y estar atentos a las mejores oportunidades.

Luis Eduardo Granada

Hoy mi mundo es más amplio pero todo esta más cerca, desde que soy Trader al 100% soy dueño de mi tiempo, de mis movimientos, de los espacios donde quiero vivir.

Arquitecto exitoso pero Trader satisfecho del cambio, no olvido el diseño ni las matemáticas pero disfruto mi casa de playa y la libertad del trabajo en inversiones donde quiera que me encuentre. Dedico mi vida a vivirla para mí, ya no construyo sueños de ladrillo pero disfruto de la emoción del trading.

Llegue a Wall Street por la necesidad de cambio y la responsabilidad sobre mis activos, hoy ya no me cambio y aun con ganancias y correcciones soy totalmente apasionado y feliz en este trabajo.

15 Años como inversionista global, administro un portafolio propio en Wall Street e inversiones en mí país.